sábado, 21 de abril de 2012

La Templanza



Nada Con Exceso, Todo Con Medida
En el día a día, nos enfrentamos a diferentes retos, a diversas circunstancias… ¿Y de qué manera tomamos esos retos y circunstancias? Depende de que tan desarrollados tengamos los hábitos buenos o virtudes.

Nada Con Exceso,Todo Con Medida: 
La templanza.

Seguramente tu y tus hijos han tenido la ocasión de ver “Los Simpson”, una familia donde Homero (el papá) come donas sin medida, devora tarros de cerveza, vive con una pereza indescriptible frente a la televisión o durmiendo en su trabajo. Su hijo Bart sigue sus pasos, hace trampas y se burla de todos sus compañeros. Liza, la hermana vive frustrada pensando en la vergüenza de formar parte de esa familia, ella tiene la aspiración de ser diferente.

Todos tenemos potencialidades, todos podemos llegar a ser alguien grande, somos como semillas a las que hay que echarles agua, regarlas, cuidarlas para dar frutos, así son tus hijos, asi eres tu, asi somos todos y cada uno de los seres humanos.

En hechos concretos, en las pequeñas cosas de la vida nosotros vamos marcando nuestro propio camino. Liza no tiene que ser forzosamente como su familia, aun cuando ésta sea tan patética que pareciera que ella no puede seguir otro camino. Ella hará su camino al andar, con sus decisiones, con sus propias fuerzas, con metas claras y definidas… pero ¿Cómo poder lograrlo?

La templanza, es un hábito bueno, una virtud cardinal. Con todos los avances y comodidades a los que tenemos acceso en el mundo moderno, es constante nuestra necesidad de “medirnos”. Una sociedad del bienestar como la nuestra, requiere de especial énfasis en la templanza.

Los excesos sólo se dan en el hombre. Un animal una vez que satisface su necesidad está contento. El hombre sin embargo, puede sobrepasarse, y ser un Homero Simpson constante. Por eso es tan importante estar alertas.

La templanza se puede entender de dos maneras:

1. Se refiere a todas las virtudes, la templanza tiene que ver con la moderación.

Aristóteles decía que la virtud es el justo medio, es decir, entre dos extremos que son viciosos, se encuentra una virtud. Si una persona es “tan valiente, tan valiente” que corre riesgos innecesarios, en realidad es temeraria. Si es tan precavida tan precavida, que siempre encuentra motivos para no actuar, más bien es miedosa. El valiente es el que no se retrae por los peligros que se presentan cuando tiene que cumplir su deber, pero que no es tan “menso” como para andar “peligrando de a gratis”.

2. En sentido específico, la templanza se refiere al control de nuestros deseos.

Se refiere a todos en general pero las dos fuentes más grandes de placer sensible son:
· a. Comer y beber: Una de las inclinaciones más importantes de las personas es la conservación de la vida, por eso nos alimentamos y lo disfrutamos.
· b. Placer sexual: Una de las necesidades de la especie humana es su conservación, que siga habiendo hombres y mujeres sobre la tierra, por eso el acto sexual que conlleva la procreación es tan placentero.

El placer no es malo. Si alimentarnos y el sexo no dieran placer, seguramente moriríamos porque no dedicaríamos tiempo suficiente a esas actividades. Lo importante aquí es poner medida cuantitativa (de cantidad) y cualitativa (de calidad).

Hay quien trata de hacer creer que las pasiones son incontrolables por el hombre, que hay que hacer lo que tenemos ganas, que debemos satisfacer nuestros impulsos, también sexuales, y que de no hacerlo podemos enloquecer. Como dice Gandhi, esa es la manera de hacernos esclavos.

Hay una película de Steven Spielberg que gustó en su época muchísimo. Se trataba del pequeño extraterrestre E.T. que llega a la tierra y visita a una familia en donde hay una dulce y linda niñita de 7 años. La actriz que la representaba era Drew Barrimore. Esta niñita tan tierna creció, tuvo acceso a fiestas, bebida, comida, drogas, hombres… probó todo, hizo todo en exceso y tocó fondo. Enferma, adicta, sin ánimos, al borde de la muerte fue ayudada para salir de ese estado. Su recuperación fue muy difícil y después de muchos años pudo volver a actuar, pero pudo haber muerto por no ejercer la virtud de la templanza.

Decía Théophile Gautier, escritor del romanticismo francés, que de todas las ruinas del mundo, la ruina del hombre es sin duda alguna el más triste espectáculo. Y tiene razón y aún peor para los padres que pusieron sus esperanzas en sus hijos.

Virtudes asociadas a la templanza:

1. Pudor (cuidado de la intimidad).
2. Abstinencia (moderación en la comida).
3. Sobriedad (moderación en la bebida).
4. Castidad (moderación en el sexo).
5. Pureza (moderación en besos, abrazos y caricias).

Todas estas virtudes son complejas de entender, porque constituyen un entramado. Es como una tela con estampado, en la que es difícil determinar cuales hilos son de cada color poque todos están entrelazados. Para vivir la templanza hay que tratar de vivir la moderación: no dejarnos llevar por las marcas, no dejarnos llevar por el exceso, por los melindres, no perder el tiempo etc.

El psicoanalista Erich Fromm dice que vivimos en un mundo de placeres sin alegría ya que los placeres de la sociedad contemporánea producen distintos grados de excitación pero no de alegría. De hecho, la falta de gozo obliga a buscar placeres siempre nuevos, cada vez más excitantes.

Vivir la templanza significa:

· 1. Esforzarse diariamente por ser mejor.
· 2. No ceder ante los gustos, deseos o caprichos que pueden dañar mis convicciones o mi conciencia.
· 3. Estar alegre al saber que puedo dominarme y ser mejor.
· 4. Ser dueño de sí mismo, del propio actuar.
· 5. Congruente con lo que pienso, digo y hago.
· 6. No justificarse ni dar falsos pretextos.
· 7. Conocer las propias debilidades y evitar caer en circunstancias que pongan en peligro mi voluntad.
· 8. Es vencerse al deseo del placer y la comodidad por amor y con inteligencia.
· 9. La persona moderada orienta y ordena hacia el bien sus apetitos sensibles, no se deja arrastrar por sus pasiones

Tips para facilitar que vivamos la virtud de la templanza

· 1. La humildad que le ayuda a reconocer sus propias insuficiencias y cualidades, y aprovecharlas sin llamar la atención.
· 2. La sobriedad que le ayuda a distinguir entre lo que es razonable y lo que es inmoderado y le ayuda a utilizar adecuadamente sus sentidos, sus esfuerzos, su dinero, etc. de acuerdo a criterios rectos y verdaderos.
· 3. La castidad que le ayuda a reconocer el valor de su intimidad y a respetarse a sí mismo y a los demás.
· 4. La mansedumbre que le ayuda a vencer la ira y a soportar molestias con serenidad.
· 5. El conocimiento de las propias debilidades.
· 6. La formación de una conciencia recta y delicada.
· 7. El avance de la capacidad moral que ayuda a distinguir entre lo realmente necesario y los caprichos.
· 8. El diálogo en familia que le ayude a comprender mejor la forma en que se debe actuar ante las diferentes situaciones.
· 9. El conocimiento de los propios dones y capacidades.
· 10. Negarnos cosas lícitas para fortalecer la voluntad.
· 11. Carácter reflexivo que le invita a pensar antes de dejarse llevar pos sus emociones, deseos o pasiones.

¿Qué evita que vivamos la templanza?

· 1. La sociedad materialista y utilitaria que nos lleva a conseguir todo lo que deseamos.
· 2. El egoísmo.
· 3. El permisivismo que nos deja actuar pasando sobre los derechos de los demás.
· 4. El deseo de comodidad que nos lleva a buscar una vida fácil y sin compromiso.
· 5. Falta de conocimiento de las propias debilidades.
· 6. No encontrar a Dios como fin ultimo de nuestra vida.
· 7. No contar con la virtud de la fortaleza. Fuerza de voluntad.
· 8. Egoísmo que lleva a querer tener y hacer de todo, sin pensar que eso no es lo mejor para la propia naturaleza.
· 9. El desorden que me impide distinguir entre lo realmente necesario y lo superficial, y evita que ordenemos rectamente las pasiones a la voluntad.
· 10. Clima de nerviosismo que lleva a desahogar la tensión a través del exceso en ciertos aspectos.
· 11. Conciencia laxa, permisiva, o mal formada



Artículo cortesía de:

  • Autor: familia@yoinfluyo.com | Fuente: familia@yoinfluyo.com 
  • http://es.catholic.net/educadorescatolicos/751/2408/articulo.php?id=29381
  • 4 comentarios:

    Ricardo_sg dijo...

    Excelente. VAlores que necesita elpais con urgencia. En españa Hubo un Franco. Aca en Venzuela necesitamos valores católicos.

    Nadia Medina dijo...

    excelente me gusto mucho

    NUESTRO DIOS, EL HOMBRE dijo...

    Buen trabajo este

    Saludos

    Emigdio Castillo dijo...

    Muchas gracias!! Un gran abrazo!!